Federico Froebel y el aprender jugando

“El juego le suministrará para ello medios preciosos, porque el niño no manifiesta entonces más que la vida de la naturaleza”

Federico Froebel

 

Augusto Guillermo Federico Froebel nació en el año 1782 en  un pueblito llamado Oberweissbach en Alemania. Asistió a la escuela formal y más tarde 1797 aprendió el oficio de guardabosque, siempre deseoso de aprender algo nuevo, estudio arquitectura (1804) en Frankfurt y luego de conocer y trabajar con Pestalozzi en Suiza (1806-1810) se enamora de la docencia y se dedicó a estudiar filosofía en 1811 en la universidad de Gotinga, para abrir más tarde el Instituto educativo universal alemán de Griesheim (1816). Al año siguiente (1817) traslada el instituto a Kelhua, donde desarrolló ideas  pedagógicas para niños de edad comprendida de 3 a 7 años.

Entre los años 1817 al 1826 Froebel fabrica más de 500 piezas de madera con motivos geométricos (cubo, triángulos y esferas) para la enseñanza de las matemáticas. En el año de 1837 presenta sus figuras de madera y sus ideas en la primera institución que fundó para niños de edad temprana –párvulos- en Blankenberg (Turingia), llamado luego Kindergarten que quiere “jardín de infancia”. Escuela autodidactica que enseñaban a los niños juegos gimnásticos, canciones, cuentos, poesías, dramatización, historias, manualidades y excursiones a lo que Froebel llamó: “dones pedagógicos”.

El aprender jugando según Froebel forma al niño en cuanto a su mentalidad y a su espíritu de manera libre (como las flores del jardín, de allí el nombre jardín de niños) ya que por medio del juego lo incorpora a la sociedad, la cultura, creatividad y la relación con los demás, esa es la educación ideal. Ya que el juego le proporciona conocimiento y gozo, la ocupación de utilidad y poder, todo esto puede ser logrado por la guía de adultos sean sus padres o maestros. Los juegos les revela el porvenir del niño los vuelve observadores e inteligentes, además, por medio del juego el niño se convierte en hombre, “pues éste, desarrollándose en ellos (juegos), revela en los mismos las más interna disposición de su interior”1. De eso se basa su proyecto pedagógico Froebel en estudiar al niño que aprende jugando y su relación con la naturaleza, hombre y Dios.

Los jardines de infancia juntos con los juegos pedagógicos de Froebel se mantienen hoy día en números países del mundo como modelo de institución para niños, donde estos se educan y se divierten jugando, además los preparan para la educación primaria y los padres se orientan por medio de los docentes de cómo conducir la educación y la salud de sus hijos.

Froebel muere en el año 1852. Sus obras más destacadas son: educación del hombre (1826) y Juego de la madre y canciones de la institutriz (1843).

 

“El propósito de la educación es animar y dirigir al hombre como consciente, pensando y percibiendo siendo de una manera tal que él haga una representación pura y perfecta de esa ley interna divina con su propia opción personal… “

Froebel

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar